Quien madruga a la siega, no engorda a la puerca.


Quien madruga a la siega, no engorda a la puerca.
Señala que quien realiza sus tareas antes del momento apropiado obtiene más desventajas que provecho.

Diccionario de dichos y refranes. 2000.